Archivos para febrero, 2015

Descifran el segundo mayor mapa genético del ser humano

Domingo, febrero 22nd, 2015

Ser Humano

La revista Nature publicó ayer serie de investigaciones que permitieron armar el mapa del epigenoma humano, un nuevo “libro de la vida” que servirá comprender el origen y desarrollo de enfermedades con mayor precisión.

por Cecilia Yáñez – 19/02/2015 – 05:30

 

Imagine la siguiente situación. Un matrimonio tiene dos hijas. La mujer, muere de cáncer de mama y sus hijas asustadas deciden practicarse un test genético que confirma que las dos son portadoras del gen BRCA1 y BRCA2, que las predispone a la misma enfermedad. Sin embargo, con el pasar de los años, una enferma de cáncer y la otra no. ¿Que ocurrió?.  

La explicación a esta situación la tiene la epigenómica, una rama de la ciencia que se dedica a investigar la forma en que está empaquetada la información genética. Las modificaciones químicas que tiene esta envoltura, afecta la expresión o no de un gen y la relación que éste establece con sus pares. En otras palabras, el genoma son las letras contenidas en un libro y el epigenoma es la forma en la que se lee ese libro (si se lee solo los títulos, línea por medio, páginas pares, etc).

Por esto es tan relevante que científicos de varias universidades lograran identificar por primera vez el mapa del epigenoma humano como parte del proyecto internacional “Roadmap Epigenomics Program” de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), un desciframiento que permitirá una mayor compresión acerca de cómo funciona el organismo y el desarrollo de las enfermedades. Incluso, es probable que en algunos años más se pueda prevenir o tratar ciertos males como cáncer, diabetes o alzheimer con nuevas terapias que se generen a partir de esta información. Más de 20 estudios fueron publicados ayer en la revista científica Nature y toda la información del mapa epigenómico estará disponible para los investigadores de todo el mundo.

 

John Stamatoyannopoulos, del Instituto Ciencias del Genoma y de la Escuela de Medicina de la U. de Washington  y coautor de uno de estos estudios explica a La Tercera que esta nueva investigación no es solo sobre el ADN. “Todas las células tienen el mismo ADN, pero se empaquetan de manera diferente en diferentes tipos de células, y ahora sabemos que el envase es de vital importancia para el desarrollo de diferentes tipos de enfermedades” y al igual que el proyecto del genoma humano que se conoció hace catorce años, proporciona un marco para la investigación futura. “Con este nuevo mapa podemos empezar a llegar a las causas de enfermedades como alzheimer, cáncer y  otras enfermedades de forma mucho más directa que antes, lo que será importante para la prevención, el diagnóstico y tratamiento en el futuro”, añade.

Manolis Kellis, investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés) y que guió a un grupo de científicos en esta tarea, señala en un comunicado que “la única manera en que se puede cumplir la promesa de medicina de precisión es incluyendo al epigenoma” (ver nota secundaria).

Para Pedro Maldonado, investigador Instituto Milenio Neurociencia Biomédica (BNI) “la epigenética es un campo nuevo” y este estudio viene a explicar cómo y dónde ocurren las modificaciones genéticas que se producen a causa de la conducta y las experiencias que tienen los individuos. “Algunas patologías tienen un componente genético y también uno epigenético. Es decir, hay ciertas experiencias en la vida que gatillan ciertas enfermedades como cáncer o enfermedades neurosiquiátricas como esquizofrenia”, aclara.

El que esta información esté disponible para toda la comunidad científica es a juicio de Maldonado, de gran ayuda. “Cuando se investiga una patología o paciente se realiza un examen genético encontrando una secuencia de aminoácidos que corresponde a un gen. Si quieres saber a qué corresponde y qué pasa con él, se puede dirigir a este directorio para contrastar lo que encuentraste en el paciente con lo que está publicado de ese gen, así saber qué ocurre y aportar también a esa información”, dice. En todo caso, cree que no hay que formarse falsas expectativas y creer que con esto está todo descubierto. “Ahora no solo vamos a saber que un paciente tiene cierto gen y está en riesgo de algo, sino que además entenderemos que ciertas conductas aumentan o disminuyen esa posibilidad”, señala Maldonado

María-Paz Ramos, doctora en Ciencias Biomédicas, directora de núcleos Nexos Chile, Nexos Chile-USA y colaboradora de Cells for Cells explica que antes se creía que mutaciones en los genes provocaban las enfermedades pero hoy se sabe que el acceso que tenga la célula para leer la información de estos genes es esencial. “Esto es lo que conocemos como el epigenoma, las distintas modificaciones que existen en el ADN y en las histonas, las proteínas que hacen posible que casi dos metros de hebra de ADN se contenga dentro de una célula microscópica. Por estar tan enrollado, la forma en que estas modificaciones interactúan entre sí, y si es que hay alguna falla en estos, determinara la expresión de genes esenciales para las funciones del cuerpo”, agrega. 

Según Ramos, el ambiente juega un rol fundamental en el epigenoma, por lo que la alimentación, estilo de vida o las toxinas que le entregamos a nuestro cuerpo (como el fumar) pueden tener efectos que inmediatamente no serán observados pero que con el tiempo pueden generar enfermedades.  

Para esta investigación, los científicos en conjunto analizaron más de 100 tejidos como placenta humana, esperma, células de la mama, de la sangre, de la piel o del cerebro y grupos celulares más específicos, hicieron cerca de 3.000 experimentos con cada uno de ellos y analizaron 150 millones de fragmentos de ADN.

 

Anuncios

Cómo guardar tus recuerdos para siempre y ser “inmortal”

Domingo, febrero 8th, 2015

La posibilidad de crear una “copia de respaldo” del cerebro está al alcance, creen algunos especialistas.

La tarde antes de morir, mi abuela –Bobby, como la llamaban sus amigos- le envió una carta a uno de los viejos amigos de su esposo, ya fallecido.

En el sobre incluyó algunas fotografías de mi abuelo y su amigo jugando cuando eran niños. “Debes tenerlas”, le escribió. Le pedía, pero quizás también le suplicaba, que no dejara que estas cosas se perdieran u olvidaran cuando, como ocurrió pocas horas después, se quedara dormida para siempre en su sillón favorito.

La esperanza de que nos recuerden después de que nos vayamos es, a la vez, elemental y universal. Desde que hicieron sus primeros rayones en las paredes de las cavernas, los seres humanos han buscado frustrar el desvanecimiento final del recuerdo.

Hoy almacenamos nuestras memorias en los enigmáticos servidores de internet. Hay la cronología de Facebook que registra los momentos más significativos de nuestra vida, la cuenta de Instagram en la que guardamos nuestros retratos, la bandeja de entrada de Gmail que documenta nuestras conversaciones y el canal de YouTube que transmite cómo nos movemos, hablamos o cantamos. Coleccionamos y conservamos nuestros recuerdos en forma mucho más exhaustiva que antes, intentado asir en cada caso una cierta forma de inmortalidad.

¿Es suficiente? ¿Qué pasa si dejamos de guardar algo crucial?

Si pudieras conservar tu mente como guardas información en el disco duro de tu computadora, ¿lo harías?

Ya hay ingenieros trabajando en la tecnología que permitirá crear copias completas de nuestra mente y de los recuerdos que persistan después de nuestros cuerpos sean enterrados o cremados.

Si tienen éxito, esta tecnología promete tener profundas, y quizás inquietantes consecuencias para la forma en que vivimos, las personas que amamos y cómo morimos.

Copia al carbón

La abuela de Aaron Sunshine, de la ciudad de San Francisco (EE.UU.), también murió recientemente.

“Una cosa que me impresionó fue lo poco que quedó de ella”, me dice Sunshine, de 30 años. “Sólo hay unas cuantas posesiones. Tengo una vieja camiseta que me pongo en casa. Está su herencia, pero sólo es dinero sin rostro”.

Su muerte lo inspiró a registrarse con Eterni.me, un servicio de internet que pretende asegurarse de que los recuerdos de una persona se conserven vía online después de su muerte.

Funciona así: en vida, autorizas al servicio a tener acceso a tus cuentas de Twitter, Facebook y correo electrónico; a subir fotos, datos de localización y hasta grabaciones hechas con Google Glass de cosas que has visto.

Los datos son recopilados, filtrados y analizados antes de que ser transferidos a un avatar de inteligencia artificial que trata de emular tu apariencia y personalidad. El avatar aprende más de ti a medida en que interactúas con él, con el objeto de mejorar su reflejo de ti con el tiempo.

“Se trata de crear un legado interactivo, una forma de evitar ser olvidado completamente en el futuro”, dice Marius Ursache, uno de los creadores de Eterni.me.

“Tus tátara nietos usarán esto en vez de un buscador o una cronología para acceder a información acerca de ti, desde fotos de eventos familiares hasta tus opiniones sobre ciertos temas, pasando por canciones que escribiste y nunca diste a conocer”.

Para Sunshine, la idea de que poder interactuar con un avatar-legado de su abuela que refleje su personalidad y sus valores es reconfortante, pero aunque Ursache tiene grandes planes para el servicio de Eterni.me (“podría ser una biblioteca virtual de la humanidad”, dice), la tecnología todavía está en pañales.

El emprendedor ya ha recibido muchos mensajes de pacientes terminales que quieren saber cuándo estará disponible el servicio y si pueden “grabarse” a sí mismos de esta manera antes de morir. “Es difícil responderles, porque podría tomar años lograr que la tecnología llegue a un nivel que la haga utilizable y ofrezca valor verdadero”, dice.

Sin embargo, es optimista. “No me queda duda de que alguien será capaz de crear buenas simulaciones de la personalidad de la gente que sean capaces de mantener una conversación de manera satisfactoria”, dice. “Esto podría cambiar nuestra relación con la muerte, poniendo algo de ruido donde antes había sólo silencio”.

Es posible, supongo. ¿Pero qué pasa si la compañía quiebra? Si los servidores se apagan, la gente que se aloja en ellos sufriría una segunda muerte.

¡Cuánto mejor sería guardarlo todo! No sólo los pensamientos escritos y los momentos de la vida capturados por la cámara, pero la mente entera: las relaciones amorosas y las rupturas y decepciones, los momentos de triunfo y de vergüenza, las mentiras que dijimos y las verdades que aprendimos.

Aún más, cualquier simulación de una persona sólo puede ser aproximada. Y, como todo el que tenga una cuenta en Facebook sabe, el acto de registrar nuestra vida en redes sociales es un proceso selectivo. Los detalles pueden manipularse, los énfasis pueden alterarse, relaciones enteras pueden ser borradas.

Memoria fotográfica

¿Y qué tal si, en vez de elegir y descartar lo que queremos capturar en formato digital, fuera posible registrar la totalidad del contenido de la mente?

Esto no es cosa de ciencia ficción ni la aspiración de un minúsculo grupo de científicos irracionalmente ambiciosos.

Teóricamente, el proceso requeriría de tres avances fundamentales. Primero, los científicos deben descubrir cómo preservar, sin destruir, el cerebro de una persona después de muerta. Luego, el contenido preservado del cerebro debe ser analizado y capturado. Finalmente, esa captura debe ser recreada en un cerebro humano simulado.

El trabajo en la creación de un cerebro artificial en el que se pueda hacer una copia de respaldo de los recuerdos humanos está muy extendido.

El MIT dicta un curso en la ciencia emergente de los “connectomics”, que busca crear un mapa completo de las conexiones del cerebro humano.

El proyecto Brain (“Cerebro”) de Estados Unidos está trabajando en cómo registrar la actividad cerebral generada por millones de neuronas, mientras que el proyecto del mismo nombre de la Unión Europea trata de construir modelos integrados de esa actividad.

El progreso ha sido lento, pero sostenido. “Ahora somos capaces de tomar muestras pequeñas de tejido cerebral y mapearlas en 3D. Podemos hacer simulaciones del tamaño del cerebro de un ratón en supercomputadoras, aunque no hemos logrado la conectividad total todavía”, dice Anders Sandberg, del Future of Humanity Institute de la Universidad de Oxford.

El dinero necesario para el desarrollo del área parece asegurado. Google ha invertido en forma importante en la emulación cerebral, a través de su Google Brain.

En 2011, un empresario ruso, Dmitry Itskov, fundó la “Iniciativa 2045”, así nombrada por la predicción de Kurzweil de que el año 2045 marcaría el punto en el que seríamos capaces de guardar una copia de nuestro cerebro en la nube. Mientras que el resultado de gran parte de este trabajo es, hasta ahora, secreto, está claro que hay un esfuerzo en marcha.

El neurocientífico Randal Koene, director de la Iniciativa 2045, insiste en que la posibilidad de crear una réplica funcional del cerebro humano está al alcance.

“El desarrollo de prótesis neurales demuestra ya que es posible (replicar) las funciones de la mente”, dice.

Ted Berger, profesor del Centro de Neuroingeniería de la Universidad de Southern California logró crear una prótesis funcional del hipocampo.

En 2011, una prueba de viabilidad para una prótesis de hipocampo fue aplicada con éxito en ratas vivas, y en 2012 la prótesis fue probada con el mismo resultado en primates no humanos. Berger y su equipo se proponen probarla en seres humanos este año.

Basurero de la memoria

Emular un cerebro humano es una cosa, pero crear un registro digital de los recuerdos de una persona es un desafío completamente diferente.

Sandberg responde con cinismo al preguntársele si este proceso simplista es viable. “Los recuerdos no se guardan como archivos en una computadora, creando índices en los que se pueden hacer búsquedas”, dice. De hecho, nuestras creencias y prejuicios, que cambian con el tiempo, les dan forma.

También está el pequeño problema de cómo extraer los recuerdos de una persona sin dañar el cerebro. “Todos los métodos que existen para escanear el tejido neural con la resolución requerida son invasivos, y sospecho que será muy difícil lograrlo sin hacerlo pedazos”, dice Sandberg.

Sin embargo, el especialista cree que subir digitalmente un recuerdo específico de una persona podría ser posible, siempre que pudiera hacerse “funcionar” el cerebro simulado en su totalidad.

¿Qué significaría para nuestro modo de vida que se logre preservar la mente humana?

Algunos creen que podría acarrear algunos beneficios imprevistos, como la posibilidad de estudiar cómo pensamos. Y sin embargo, hay una serie de implicaciones morales y éticas muy particulares que debemos considerar.

Definir los límites de la privacidad de una persona ya es un problema en 2015. Para un cerebro emulado, la privacidad y la propiedad de los datos se vuelve aún más complicado.

 

“Las emulaciones son vulnerables y pueden ser objeto de serias violaciones de la privacidad y la integridad”, dice Sandberg. A manera de ejemplo, sugiere que los legisladores podrían tener que considerar si debería ser posible llamar a “declarar” a los recuerdos ante los tribunales.

¿La posibilidad de guardar secretos es un derecho humano?

Leyes de propiedad

Estas preguntas sin respuesta están comenzando a tocar asuntos más fundamentales sobre lo que significa ser humano.

¿Podría un cerebro emulado considerarse humano? Y si es así, ¿la humanidad reside en los recuerdos o en el equipo –hardware- en el que funciona el cerebro simulado?

Y si la respuesta es lo último, está la cuestión de quién es dueño del equipo: ¿el individuo, una corporación o el Estado? Si una mente creada como respaldo de otra requiere cierto tipo de programas para funcionar (un hipotético Google Brain, por ejemplo), la propiedad del software podría formar parte de la ecuación.

Saber que tu cerebro puede quedar registrado por completo también podría llevarte a comportarte de forma diferente durante tu vida.

“Tendría el mismo efecto que saber que tus acciones van a ser registradas por una cámara de televisión”, dice Sandberg. “A algunas personas esto las lleva a cumplir con las normas sociales, en otras produce el deseo de rebelarse. Pensar que nuestro cerebro puede ser recreado como una emulación es equivalente a esperar una vida extra, post humana”.

Pero más allá de estas implicaciones innegablemente profundas y complicadas, está la cuestión de si se trata de algo que alguno de nosotros quiere en realidad.

Los seres humanos deseamos conservar nuestros recuerdos (y algunas veces, olvidarlos), porque nos dicen quiénes somos.

 

Si los perdemos, dejamos de saber quiénes éramos, cuál era el significado de todo. Pero al mismo tiempo, alteramos nuestros recuerdos con el fin de crear una narrativa de nuestra vida que nos funcione en un momento determinado.

Registrarlo todo con igual peso e importancia podría no ser útil, ni para nosotros ni para quienes vengan después de nosotros.

Le pregunto a Sunshine por qué quiere que su vida quede registrada de esta manera. “Para ser honesto, no estoy muy seguro”, dice. “Una parte de mí quiere construir monumentos a mí mismo. Pero otra parte de mí quiere desaparecer completamente”.

Quizás eso sea cierto para todos nosotros: tenemos el deseo de que nos recuerden, pero sólo aquello de nosotros que esperamos sea recordado. El resto puede descartarse.

 

(Fuente:  http://www.24horas.cl/noticiasbbc/como-guardar-tus-recuerdos-para-siempre-y-ser-inmortal-1576660  y selección de Yugurta Domingo)

Divide a científicos la Inteligencia Artificial

Martes, febrero 3rd, 2015

Impulsan investigaciones que prevengan cualquier riesgo con esta tecnología

Por Aura Hernández

Foto: Especial

 

CIUDAD DE MÉXICO.- La Inteligencia Artificial es una tecnología con la que se busca emular el funcionamiento del cerebro humano en las máquinas. Pese a que todavía se encuentra en fase de experimentación y desarrollo, varios científicos alrededor del mundo están tratando de evitar los peligros que puede provocar.

Future of Life Institute es una de las organizaciones más preocupadas por el rumbo de las investigaciones en Inteligencia Artificial, por lo que a inicios de este año publicó una carta abierta en la que indica que esta tecnología está progresando de manera constante y tendrá un impacto positivo en la vida de las personas.

La misiva fue firmada por más de 100 científicos, entre los que destaca el nombre del cosmólogo Stephen Hawking. Los firmantes consideran que la inteligencia humana mezclada con la artificial generará enormes beneficios para erradicar las enfermedades y la pobreza.

“Debido al gran potencial de la Inteligencia Artificial, es importante investigar cómo aprovechar sus beneficios y evitar peligros potenciales”, coincidieron los expertos.

Aunque su firma no se observa en dicha carta, el fundador de Microsoft, Bill Gates, aceptó en una sesión de preguntas a través de Reddit que la Inteligencia Artificial lo “asusta” porque primero se verán máquinas no tan avanzadas que harán  el trabajo de los humanos, algo positivo si se sabe manejar.

“Unas décadas después de eso, sin embargo, la inteligencia será lo suficientemente fuerte como para ser una preocupación”, advirtió.

Pese a esto, Gates no se niega a trabajar con este tipo de tecnología y muestra de ello es que actualmente se encuentra desarrollando para Microsoft un “agente personal” similar a lo que puede ser Cortana o Siri.

Los problemas

Lidia Franzoni, directora del programa de Ingeniería en Computación del Instituto Tecnológico Autónomo de México, consideró que estas preocupaciones pueden adelantarse un poco porque la también conocida sólo como IA aún no ha alcanzado un desarrollo como el visto en las películas.

Visión que es compartida por el analista de seguridad de Kaspersky Lab América Latina, Roberto Martínez, quien aseguró que todavía no se crean sistemas que puedan emular al cerebro humano, es decir, se podrán ver robots en la calle y en la vida de las personas en las próximas tres décadas, pero éstos todavía tendrán un razonamiento limitado.

Pese a esto, ambos expertos consultados por Excélsior indicaron que es posible comenzar a prever los riesgos como plantea el Future of Life Institute, que recomienda crear sistemas neutrales y bajo la estricta vigilancia de los humanos.

Esto porque el gran temor de la humanidad, lo que ha sido plasmado en películas como Matrix, Blade Runner, Yo Robot y en próximos estrenos como Autómata y Chappie, es que la creación salga de su control.

Incluso Elon Musk, el presidente y director ejecutivo de la firma Tesla, decidió donar diez millones de dólares al instituto que realizó la carta abierta, para que se investiguen las maneras de mantener la Inteligencia Artificial del lado de los humanos.

Como en la ciencia ficción

Una forma para conservar en control a esta inteligencia se encuentra al momento de la programación, comentó Franzoni quien ve posible establecer una serie de reglas como las que estableció en sus novelas Isaac Asimov.

Las conocidas como las tres  Leyes de la Robótica creadas por el famoso escritor evitan que los robots dañen a un ser humano y los condiciona a obedecer las órdenes recibidas, dejando al último el preservar su propia existencia.

“Sería posible tener en la robótica una serie de reglas para que esta tecnología no nos sobrepase, no creo que se trate de algo de ficción y la ética es la que deberá indicarnos que reglas poner”, añadió la catedrática.

 

Las tres leyes de la robótica

1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.

2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si éstas entras en en conflicto con la 1a Ley.

3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1a y 2a Ley.

 

(Fuente:  http://www.excelsior.com.mx/hacker/2015/02/03/1006208   y selección de Yugurta Domingo)

Bailando entre traducciones

MASR Translations - Let the world know what you do

saulofarrugia

Solo entra

La Audacia de Aquiles

"El Mundo Visible es Sólo un Pretexto" / "The Visible World is Just a Pretext".-

Blog Kunterbund von G.B.

http://zitroneblog.wordpress.com

Despues del sexo Blog

Siempre existe tiempo para todo

QUORUM-Asuntos Gobierno de Chile

Un sitio WordPress.com bueno

Espacio de Marta

POESÍA SIMPLE Y ROMÁNTICA MEZCLA REALIDAD Y FANTASÍA.

Reparacion de Computadoras en Rahway, Elizabeth, Linden, Newark

Reparacion de Computadoras en New Jersey ( a domicilio) 732 900 2457 93 Elmora ave Elizabeth NJ

Soliloquiame

Opinión, literatura, escritores, cuentos, poemas, vida.

Palabra de Lost

Informática, Cine e Internet acompañados por mis mejores ideas y buen ambiente.

Espacio de oceano

Asuntos gobierno Chile

El Despertar del Ser Interior

Espacio de Reflexión, Descubrimiento y Aprendizaje

Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

capturaviaje

Fotografía y viajes

Espacio de paz

Just another WordPress.com site

Un Encuentro De Sensibilidades

Just another WordPress.com site

Espacio de Ana

Just another WordPress.com site

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

Nariz Fria

Just another WordPress.com site