El jardín de Capuleto

Viernes, febrero 6th, 2009
050209
 
ESCENA SEGUNDA.
 
El jardín de Capuleto.
 
Entra ROMEO
 
ROMEO.- ¡Se burla de las llagas el que nunca recibió una herida!
 
Julieta aparece arriba, en una ventana
 
Pero, ¡silencio! ¿Qué resplandor se abre paso a través de aquella ventana? ¡Es el Oriente, y Julieta, el sol! ¡Surge, esplendente sol, y mata a la envidiosa luna, lánguida y pálida de sentimiento porque tú, su doncella, la has aventajado en hermosura! ¡No la sirvas, que es envidiosa! Su tocado de vestal es enfermizo y amarillento, y no son sino bufones los que usan. ¡Deséchalo! ¡Es mi dueño! ¡Oh, es mi amor! ¡Oh, si ella lo supiera!…Habla…; más nada se escucha; pero ¿qué importa? ¡Hablan sus ojos; les responderé!  Soy demasiado atrevido. No es a mí a quien habla. Dos de las más resplandecientes estrellas de todo el cielo, teniendo algún quehacer, ruegan a sus ojos que brillen en sus esferas hasta su retorno. ¿Y si los ojos de ella estuvieran en el firmamento y las estrellas en su rostro? ¡El fulgor de sus mejillas avergonzaría a esos astros, como la luz del día a la de una lámpara! ¡Sus ojos lanzarían desde la bóveda celeste unos rayos tan claros a través de la región etérea, que cantarían las aves creyendo llegada la aurora!… ¡Mirad como apoya en su mano la mejilla! ¡Oh! ¡Quien fuera guante de esa mano para poder tocar esa mejilla!
JULIETA.- ¡Ay de mí!
ROMEO.- Habla. ¡Oh! ¡Habla otra vez, ángel resplandeciente!…Porque esta noche apareces tan esplendorosa sobre mi cabeza como un alado mensajero celeste ante los ojos extáticos y maravillados de los mortales, que se inclinan hacia atrás para verle, cuando él cabalga sobre las tardas perezosas nubes y navega en el seno del aire.
JULIETA.- ¡Oh Romeo, Romeo! ¿Por qué eres tú Romeo? Niega a tu padre y rehúsa tu nombre; o, si no quieres, júrame tan sólo que me amas, y dejaré yo de ser una Capuleto.
ROMEO.- (Aparte) ¿Continuaré oyéndola, o le hablo ahora?
JULIETA.- ¡Sólo tu nombre es mi enemigo! ¡Porque tú eres tú mismo, seas o no Montesco! ¿Qué es Montesco? No es ni mano, ni pie, ni brazo, ni rostro, ni parte alguna que pertenezca a un hombre. ¡Oh, sea otro tu nombre! ¿Qué hay en tu nombre? ¡Lo que llamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume con cualquiera otra denominación! De igual modo Romeo, aunque Romeo no se llamara, conservaría sin este título las raras perfecciones que atesora. ¡Romeo, rechaza tu nombre; y, a cambio de ese nombre, que no forma parte de ti, tómame a mí toda entera!
ROMEO.- Te cojo tu palabra. Llámame sólo "amor mío", y seré nuevamente bautizado. ¡Desde ahora mismo dejaré de ser Romeo!
JULIETA.- ¿Quién eres tú, que así, entre oscuras sombras, sorprendes de tal modo mis secretos?
ROMEO.- ¡No se como expresarte con un nombre quien soy! Mi nombre, santa adorada, me es odioso, por ser para tí un enemigo. De tenerla escrita, rasgaría esa palabra.
JULIETA.- Todavía no han librado mis oidos cien palabras de esa lengua, y conozco ya el acento. ¿No eres tú Romeo? ¿No eres Montesco?
ROMEO.- Ni lo uno, ni lo otro, hermosa doncella, si los dos te desagradan.
JULIETA.- ¿Y dime: ¿Cómo has llegado hasta aquí, y para qué? Las tapias del jardín son altas y difíciles de escalar, y el sitio de muerte, considerando quien eres si alguno de mis parientes te descubriera.
ROMEO.- Con ligeras alas de amor franqueé estos muros, pues no hay cerca de piedra capaz de atajar el amor; y lo que el amor puede hacer, aquello el amor se atreve a intentar. Por tanto tus parientes no me importan.
JULIETA.- ¡Te asesinarán si te encuentran!
ROMEO.- ¡Ay! ¡Más peligro hallo en tus ojos que en veinte espadas de ellos! Mírame tan solo con agrado, y quedo a prueba contra su enemistad.
JULIETA.- ¡Por cuanto vale el mundo, no quisiera que te viesen aquí!
ROMEO.- El manto de la noche me oculta a sus miradas; pero, si no me quieres, déjalos que me hallen aquí. ¡Es mejor que termine mi vida víctima de su odio, que se retrase mi muerte falto de tu amor!
JULIETA.- ¿Quién fue tu guía para descubrir este sitio?
ROMEO.-  Amor, que fue el primero que me incitó a indagar; él me prestó consejo y yo le presté mis ojos. No soy piloto; sin embargo, aunque te hallaras tan lejos como la más extensa ribera que baña el más lejano mar, me aventuraría por tesoro semejante.
JULIETA.- Tú sabes que el velo de la noche cubre mi rostro; si así no fuera, un rubor virginal verías teñir mis mejillas por lo que me oíste pronunciar esta noche. Gustosa quisiera guardar las formas, gustosa y gustosa negar cuando he hablado; pero ¡adiós cumplimentos! ¿Me amas? Se que dirás: sí, y yo te creeré bajo tu palabra. Con todo, si lo jurases, podría resultar falso, y de los perjurios de los amantes dicen que se rí Júpiter; piensas que soy demasiado ligera, me pondré desdeñosa y esquiva, y tanto mayor será tu empeño en galantearme; pero, de otro modo, ni por todo el mundo. En verdad, arrogante Montesco, soy demasiado apasionada, y por ello tal vez tildes de liviana mi conducta; pero, créeme, hidalgo, daré pruebas de ser más sincera que las que tienen más destreza en disimular. Yo hubiera sido más reservada, lo confieso, de no haber tú sorprendido, sin que yo me apercibiese, mi verdadera pasión amorosa. ¡Perdóname, por tanto, y no atribuyas a liviano amor esta flaqueza mía, que de tal modo ha descubierto la oscura noche!
ROMEO.- Señora, juro por esa luna bendita, que corona de plata las copas de estos árboles frutales…
JULIETA.- ¡Oh! No jures por la luna, por la inconstante luna, que cada mes cambia al girar en su órbita, no sea que tu amor resulte tan variable.
ROMEO.- ¿Por qué jurar entonces?
JULIETA.- No jures en modo alguno; o si quieres jura por tu graciosa persona, que es el dios de mi idolatría, y te creeré!
ROMEO.- Si el profundo amor de mi pecho…
JULIETA.- Bien; no jures. Aunque eres mi alegría, no me alegra el pacto de esta noche; es demasiado brusco, demasiado temerario, demasiado repentino, demasiado semejante al relámpago que se extingue antes que podamos decir: ¡El relámpago! ¡Cariño, buenas noches! este capullo de amor, madurado por el hálito ardiente del estío, tal vez se halla convertido en flor galana cuando volvamos a vernos. ¡Buenas noches! ¡Buenas noches! ¡Tan dulce reposo y sosiego alcance tu corazón como el que alienta dentro de mi pecho! (….)   
About these ads

5 comentarios el “El jardín de Capuleto

  1. Alejandra dice:

    Un ser bastante misterioso y complicado, un buen escritor y sus obras lo dejan ver.Un saludo.Alejandra

  2. Yugurta dice:

    William Shakespeare (1564-1616), poeta y autor teatral inglés, considerado uno de los mejores dramaturgos de la literatura universal. Y tienes razón, resulta imposible llevar a cabo una exposición completa y rigurosa de la vida de este famoso autor inglés, pues son muy pocos los datos comprobados que se tienen de él.

  3. kanyy dice:

    guaaaauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu que emosionante encerio no lo puedo creer

  4. mauro dice:

    me inpreciono esta obra

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

QUORUM-Asuntos Gobierno de Chile

Un sitio WordPress.com bueno

Espacio de Marta

POEMAS Y PENSAMIENTOS DEDICADOS AL AMOR

Reparacion de Computadoras en Rahway, Elizabeth, Linden, Newark

Reparacion de Computadoras en New Jersey ( a domicilio) 732 900 2457

Soliloquiame

Opinión, literatura, escritores, cuentos, poemas, vida.

Palabra de Lost

Informática, Cine e Internet acompañados por mis mejores ideas y buen ambiente.

Espacio de oceano

Asuntos gobierno Chile

Despues del sexo Blog

Siempre existe tiempo para todo

El Despertar del Ser Interior

Espacio de Reflexión, Descubrimiento y Aprendizaje

Javier GM Photography - México y más.

“En al fotografía, debemos ser auténticos, tenemos que ejercer nuestra capacidad de asombro para poder, a través de nuestras imágenes, expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones..” ~ Javier García-Moreno E.

capturaviaje

Fotografía y viajes

Espacio de paz

Just another WordPress.com site

Un Encuentro De Sensibilidades

Just another WordPress.com site

Espacio de Ana

Just another WordPress.com site

BUSCANT RAONS

ANIMUS PROVOCANDI

Nariz Fria

Just another WordPress.com site

Just another WordPress.com site

Jogos da Mente

Só mais um site WordPress.com

Les Murteres

Agricultura|Alimentació|Medi ambient|Sostenibilitat|

MARKO SPACE

PHOTO BLOG

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 62 seguidores

%d personas les gusta esto: